Situación habitacional CABA

Rodolfo Livingston y Nidia Marinaro, arqs.

En Argentina el derecho a la vivienda es un derecho humano consagrado en la Constitución Nacional, en la Constitución de CABA  y en diversos tratados internacionales con jerarquía constitucional, definido como “el derecho de todo hombre, mujer, joven y niño a acceder y mantener un hogar y una comunidad seguros en que puedan vivir en paz y dignidad” .

El derecho a la vivienda se expresa en el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos; en el artículo 11 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, en el artículo 5 de la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial; en el artículo 14 de la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer; en el artículo 27 de la Convención de los Derechos del Niño; en el artículo XI de la Declaración Americana sobre Derechos y Deberes del Hombre; y en el artículo 26 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos; entre otros.
Sin embargo la vivienda en nuestro país es un bien en el escenario de los  “brokers ” verdaderos actores de las  políticas urbanas  que especulan y  establecen  las condiciones de contrato  y las  desarrollo urbano en una suerte de urbanismo inmobiliario.
Una familia tipo que abona mensualmente $ 5.000,00 necesita $ 25.000 para mudarse cada dos años, a lo que debe agregarse los aumentos semestrales  que de manera arbitraria establecen los propietarios que muchas veces son las mismas inmobiliarias. Y en la actualidad rondan  el 15 a 20 por ciento mensual.
El estado ausente en este escenario no regula ni protege, entonces la   familia se ve sola a la hora de firmar un contrato  por una vivienda- que es un derecho básico-y se encuentra en medio de un contrato comercial entre privados.
Si analizamos  el parque de vivienda  en CABA , tenemos 1.150.134 hogares que viven en una vivienda,  de los cuales  51.479 hogares habitan viviendas no aptas (pensiones, locales, inquilinatos, viviendas móviles) y 18.838 hogares habitan viviendas que requieren algún acondicionamiento.
Es decir, existen 70.317 hogares (211 mil porteños aproximadamente), con problemas en la calidad de su vivienda.
Otro número interesante es el de hogares compartiendo una misma vivienda, que llega a 109.917  ( 329.000 porteños aproximadamente) En resumen la situación habitacional en la C.A.B.A. da cuenta de la existencia de 173.721 hogares con necesidad de vivienda. Lo que involucra a aproximadamente a más de medio millón de porteños.
El programa “Alquilar se puede” lanzado por el gobierno de CABA, que ofrece un préstamo personal del banco ciudad para solventar los gastos de garantía,  consolida cuestiones que esta fuera de la ley. Hace que el inquilino tenga que hacer frente al costo del alquiler y termina financiando la ilegalidad de las inmobiliarias. ¿Es legítimo? ¿Es legal?
Tal como están planteadas las cosas  el estado está ausente, no garantiza a los ciudadanos  derechos contemplados en la Constitución.
Europa devastada después de la segunda guerra mundial tuvo políticas para recuperar el estado de bienestar  y las viviendas de sus ciudadanos. Son ejemplos, Inglaterra, Holanda, Alemania, Francia.

Los alquileres en Argentina se encuentran regulados por la ley 23.091 de Locaciones Urbanas

En Caba  se adaptó al ámbito porteño en base a una iniciativa de los legisladores Aníbal Ibarra y Elena Nadeo. Ambos intentos por regular y equiparar derechos en el contrato de renta de un inmueble fueron prácticamente ignorados en los parlamentos. ¿Las razones?…

 En el marco de la problemática nacional de acceso a la vivienda, las leyes apuntan a proteger a los inquilinos de abusos de los propietarios e inmobiliarias, y ponen sobre el tapete la discusión entre los que consideran que la vivienda es un bien especulativo y aquellos que la consideran un bien social, en línea con los preceptos vertidos en la Constitución Nacional

En el escenario actual, donde venimos como sociedad y Estado recuperando un norte en cuanto a regulación de temas sensibles que hacen a Derechos Humanos, básicos y sociales, saliéndo de una época de desarticulación y desguace de todo ese entramado, es más necesario y pertinente que nunca resolver ese vacío normativo imponiendo un régimen de contratación más o menos equilibrado. Porque en realidad hoy no hay “contrato”. Lo que existe hoy es la predisposición unilateral de las cláusulas por parte de una de las partes, que es la arrendadora

Cuando se hace negocio, cuando se ejerce la libertad de empresa con derechos básicos (como puede ser sobre la vivienda, la educación o el trabajo)  sostenemos que tiene que haber una regulación del Estado.  Actualmente, Buenos Aires y Capital son las localidades con mayor cantidad de inquilinos. Sólo en Capital, el 30% de los más de 2,9 millones de porteños, habitan una vivienda alquilada. A la vez, y producto de la especulación, hay buena cantidad de inmuebles sin ocupar.

Las gráficas fueron elaboradas por la Lic. Lorena Putero de CESO

2345678911121314

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s