Los nodos que conectan el sur

Dos estaciones ferroviarias de convergencia por las que transitan multitudes y que deberían ser modernos centros de transferencia.

Tiempo Argentino – 31-01-2014
Victor Asa – PropAMBA

…así entre todos logran
lo que era un imposible
que todo el mundo sepa
que el Sur también existe.
Mario Benedetti
temperley-haedoPara los habitantes de los barrios característicos de Buenos Aires, hablar de Temperley puede parecer tan remoto como contarles acerca de  los Alpes Suizos, lugar que en una de esas algunos porteños sí conocen. Pues bien, el sur tiene (entre otros) dos grandes nudos ferroviarios. El de la estación Temperley, en el que convergen las vías que  la enlazan con Glew y con Constitución; con Bosques, cerca del viejo camino a Mar del Plata; con Ezeiza, en la zona lindera al aeropuerto; y con Haedo. Y el nodo De Elía-Castello (por las estaciones Agustín de Elía e Ingeniero Manuel F. Castello), a la vera de la autopista Ricchieri, cerca del Mercado Central, donde convergen las vías que llevan a Estación Buenos Aires; a Temperley; a Marinos del Crucero Gral. Belgrano (cerca de Libertad, en Merlo); a González Catán (donde vivía Paula, la chica que inspiró a Sabina en “Dieguitos y Mafaldas”); a Puente Alsina (pasando por Villa Fiorito); y también a Haedo.
Ambos nodos constituyen medios de comunicación fabulosos; si no existieran, sería imperioso inventarlos, ya que unen 50 estaciones de ferrocarril con servicios de transporte de pasajeros cuyas frecuencias varían entre los diez y los 50 minutos, y que son utilizadas por millones de personas, en su mayoría trabajadores, de esos que a fuerza de transpiración hacen grande la Patria.
Nuestra Área Metropolitana necesita con urgencia que estos nudos ferroviarios sean convertidos en modernas estaciones de transferencia, multimodales, con accesibilidad para discapacitados, con estacionamiento de vehículos donde las personas puedan dejar el auto, la moto o la bicicleta. Cuando estos cruces de ferrocarriles se crearon, hace más de cien años, eran distintas compañías compitiendo para que los pasajeros usaran una y otra línea. En la actualidad, en un territorio urbano donde viven y por el que transitan 14 millones de personas, es imprescindible refuncionalizarlas, incluyendo en ellas centros comerciales que, a no dudarlo, serán sumamente rentables.
Quienes quieran conocer estos lugares, pueden hacer un tour que los maravillará: salir un sábado a las 8 de la mañana desde Estación Buenos Aires (donde se puede dejar el auto con total seguridad), tomar el FFCC Belgrano Sur hasta la estación De Elía, conocer ese subyugante nudo ferroviario en desniveles, tomar el tren a Temperley, disfrutar su paso por la reserva ambiental Santa Catalina y llegar a los ocho andenes de Temperley, regresando por el mítico “circuito” a Bosques, empalmando hacia Berazategui y desde allí a la muy pintoresca y turística estación Hipólito Yrigoyen.
No lleva más de cuatro horas. A menos de 20 cuadras, encontrarán su auto esperándolos en la playa ferroviaria, pero en el camino aún pueden acceder a dos bellísimos emprendimientos de viviendas sociales: el Barrio Ferroviario Colonia Sola, ubicado en Australia entre Perdriel y Santa Elena, creado en 1893, y el Barrio Monseñor Espinosa, en Alvarado al 2700, creado en 1919. Todo por menos de diez pesos. Llevar equipo de mate y bizcochitos.

planotrasbaires

Anuncios

2 pensamientos en “Los nodos que conectan el sur

  1. Tendría… debería….. sería….. Tengo 61 años y toda la vide estuve escuchando estas palabras acerca de la importancia de Témperley, donde vivo desde siempre. Y todo está igual que al principio. Mientras tanto, una persona mayor, una persona con un cochecito de bebé, un discapacitado, una persona con un changuito de las compras, en fin, una persona que no puede subir tremenda escalera, que vive en Témperley Este no puede pasar al otro lado de la estación, ni viceversa. Ni tampoco acceder a los andenes puesto que no hay rampas. Durante muchos años tuve que cargar mi bicicleta a hombros para cruzar, cuando iba a trabajar a Llavallol. Y me tocó ver de todo: un día un señor que le faltaban las piernas que llegaba en el tren de Constitución, pidió que le subieran la silla al puente, mientras él se arrastraba por las escaleras. Tremendo!!!!! Pero a nadie le importa absolutamente nada. NADA DE NADA. Somos solidarios los argentinos!!! DE NINGUNA MANERA. EN UN PAÍS DE GENTE SOLIDARIA, DE “BUENA GENTE” COMO DICE AHORA LA PROPAGANDA OFICIAL, ESTO NO PASARÍA, PORQUE NADIE HABILITARÍA UNA OBRA QUE DEJARA LA ESTACIÓN Y A LOS PASAJEROS EN ESTAS CONDICIONES.

    Me gusta

  2. El esplendor practicidad y funcionalidad que le dieron los ingleses al nudo ferroviario mas importante de América Latina hoy da lastima. La Estación de Temperley es un mercado persa (con perdón de los persas) donde todo pasa por un solo puente la gente hacinada esperando ver las combinaciones subiendo y bajando todos por el mismo lugar y los ilegales vendiendo lo que sea. Hace ya años la concesión no quería el puente peatonal de 14 de julio/Avellaneda sin acceso directo a la estacion y un dia sufrio un choque por parte de un tren. Increible. Querian demolerlo pero no los dejaron. Lo que hicieron fue reconstruirlo: su nota arquitectónica mas notable es su bajo costo. Un mamarracho dejaron donde habia un puente solemne. Las paradas en Temperley para trenes de larga distancia son raras si es que las haya todavia. En fin un desastre.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s