Comentarios al Texto Apertura de Sesiones 2013 Legislatura de la Ciudad

El discurso del Rey o Gestión Cero

Por Bernardo Zabala *
(*) Arquitecto, integrante de PropAMBA

Frases hechas, slogans, lógica publicitaria, retórica, discurso vacío. Este es el soporte del relato del Gobierno de la Ciudad, que mucho daño está haciendo, que tanto tiempo nos tomará para recomponerla, luego de que se vaya.
Habría que hacer la prueba de repetir varias veces por día palabras como: “verde”, “sustentable”, “calidad”, “seguridad”, “diversidad”, “juntos” y otras, del tipo de las que Macri usó repetidamente en su lectura, y esperar que por sólo nombrarlas, algo cambie en nuestro medio ambiente cotidiano.
La Ciudad tiene problemas serios pero sabemos que pueden ser solucionados a pesar de que colectivamente aceptamos que los atribuyan a causas de orden natural incontrolables, quitando lastre a los funcionarios responsables.
Los problemas deben entrar en el discurso y recién a partir de ese momento, cobran existencia reconocible. Son instalados –principalmente- para acomodarlos como refuerzo ideológico, para conseguir un consenso que sólo responde a la urgencia y otorga vía libre para actuar, sea de la manera que sea. Ese es el mecanismo de presión que los vecinos de Buenos Aires aún no quieren ver.

638947

Con el mismo objetivo se construyen áreas inmunes a la preocupación y el interés, porque no son presentadas -por ende, tampoco vistas- como problemas, son ignoradas o aprovechadas por los funcionarios para actuar con prescindencia del aval ciudadano.
Sorprende, pero muchas veces la solución viene cronológicamente antes que el problema, y estos problemas son argumento para conseguir el apoyo a una acción del gobierno -previamente planeada- que consigue consentimiento con apelaciones cargadas de retórica y moralidad, cómplices de la pereza intelectual de quienes dicen que los problemas públicos no son incumbencia de las “personas comunes”. El gobierno, a su vez, dentro de esa puesta en escena vestida de declaración de eficiencia, larga frases como: “Nos costó encontrar el camino para empezar a reducir la basura, pero finalmente lo encontramos” convirtiendo por arte de marketing, una afirmación, en un hecho.

1222_macri_g_telam.jpg_1121220956

Se pude ver claramente tomando el tema de la basura.
El Gobierno, además de no atender apropiadamente la recolección y la limpieza de las calles –que tiene que ver con esto de generar el problema que desborda todo y cuya solución será la licitación de los contratos de recolección-, incumple la ley que lo compromete a disminuir la basura que produce la Ciudad en el plazo fijado, al final del que deberá llegar a la condición de “basura cero”, es decir, no más disposición de residuos en el los centros del Conurbano.
Macri sigue parado en su queja -el problema lo genera otro o nos lo tiran por la cabeza- reclamando utilizar los terrenos de Campo de Mayo “Lamentamos la decisión del Gobierno Nacional de no querer extender el predio del Ceamse en Campo de Mayo, perjudicando tanto a los vecinos de la Ciudad como de la Provincia” haciendo además de responsable al Gobierno Nacional, y tácitamente dentro de esa lógica, cómplice y socia de su pedido, a la Provincia de Buenos Aires.
El tratamiento de la basura tiene varias fases y protagonistas.
La primera acción es la separación y comienza en el lugar de generación: casa, oficina, fábrica, etc.; primariamente en dos grupos: orgánico y reciclable, aunque pueden subdividirse en otros más específicos. El gobierno en más de un año no hizo ninguna campaña para “educar” a los porteños sobre qué sería la BASURA CERO. Sólo propuso un convenio para que los supermercados cobren las bolsas plásticas (que antes se entregaban gratuitamente) y que estas bolsas sean verdes o negras, aunque pocos saben que poner en cual y todo finalmente se mezcla. Es decir, solamente redujo la cantidad de bolsas que entregan los supermercados, tampoco las del resto de los comercios ni las que se compran específicamente para residuos. Todos los edificios de departamentos sacan la basura en bolsas de consorcio negras, juntando orgánicos y reciclables.
Una política “sustentable” de residuos tiene además premios y castigos económicos, justamente para alentar esta política.
La segunda acción es la recolección, que debería ejecutarse en forma separada, por días o contenedores diferenciados, con camiones diferentes. Si el basurero la mezcla, la primera acción no habría tenido sentido. En Buenos Aires, un sólo camión recoge toda la basura sin distinción.
La tercera consiste procesar estos residuos, los orgánicos se transforman en fertilizantes, compost, combustible, etc., y los reciclables se clasifican y separan para ser recuperados. El gran logro que Santilli anunció, es en realidad una planta de procesamiento de los residuos de obra que se reciclan para utilizar en la construcción como relleno o áridos, con el significativo detalle de que estos residuos no estaban computados al momento de comprometer, el gobierno, su política de disminución de basura no procesada y ahora inflan las estadísticas que publicitan.
Cuando la ciudad está cubierta de basura, cualquier acción, aunque no solucione nada, es festejada. Dejar que la basura se convierta en un problema muy importante es la otra cara de decir: nos vemos obligados a actuar así, es la única posibilidad, tenemos la solución… y luego de eso firmar la concesión del contrato de recolección que está planteado solamente como un negocio para nada verde.
El intendente eficiente es el que hace obras: asfalta calles que se ven, aunque no lo necesiten; parte en pedazos la ciudad con obras que lejos de ser faraónicas como las de Cacciatore –el intendente que Macri admira- que tampoco se acercan a los grotescos de Dietrich cuando compara con el Louvre sin darse cuenta de que hace el ridículo; o parte de la lectura de ayer, cuando con impunidad y desvergüenza dijo “Cuando llegamos al gobierno, los que más sufrían las inundaciones eran los vecinos de la cuenca del Arroyo Maldonado. Este problema ya lo solucionamos haciendo la obra pública más importante de las últimas décadas en la Ciudad”, atribuyéndose: obras licitadas, contratadas y financiadas anteriormente, que Macri sólo inauguró.
Otra condición de “eficiencia” es la innovación, como un eco que quienes buscan liderazgo quieren se desprenda de sus acciones. Innovador sería el metrobús, que según Macri significa “más árboles la 9 de Julio, incluso en las partes central es donde nunca tuvo, se reducen las emisiones contaminantes“. Sin aclarar que las especies que retiraron son ambientalmente mucho más eficientes en la captación de CO2 que los pequeños jóvenes árboles decorativos a plantar (bauhinia candicans), que quedaran ubicados en canteros, y no plazoletas, entre los autos y los colectivos, en condiciones terriblemente desfavorables. Dentro de la documentación que presentó el gobierno a la justicia intentando revertir el amparo dictado por el juez Schleiber, hay (supongo que por error) un informe de la Dirección General de Estrategias Ambientales, que desaconseja la especie que van a plantar. Tampoco dice Macri que la reducción de emisiones de los colectivos es mínima, o que un sistema eléctrico cuesta mucho menos que el metrobús, tal como los explicó larga y claramente en nuestro blog Pablo Martorelli.
Solamente que para eso hay que trabajar en serio.
Uno más de los problemas que enfrenta Macri parado en su lugar de “opción” -y analizando su historia posiblemente sea el que más tiene que cuidar- es que ni siquiera puede actuar convincentemente al leer un corto texto de contenido publicitario y previamente ensayado.
Como su aptitud para atraer o retener seguidores depende de que sostenga esa imagen “eficientista” en todo momento, Macri necesita obligadamente de alguna crisis (natural o provocada) para conservar atractivo simbólico de líder y disimular la carencia de talentos idiosincrásicos, esenciales para conseguir apoyo nuevamente. Carencia que pone a la luz posiciones ideológicas, un indicio, una muestra de lo que hay -o no- dentro, el valor de la palabra que acerca, que humaniza, contra la oquedad de la ambición vacía.
Una estrategia preferida de sus asesores es encontrar culpables. El retrato del pobre, del extranjero, del extraño, del delincuente, es figura recurrente de la derecha para asustar, juntar fuerzas y establecer alianza con quienes lamentan que los aumentos de impuestos (mansamente aceptados) se utilicen para pagar asistencia social a estos grupos -de existencia real o no- despreciados. Macri dice en cuanta oportunidad tiene que “Cada día más personas recurren a nuestro sistema de salud y educación, más allá de los que viven en esta Ciudad. Son de todo el país y especialmente de la Provincia de Buenos Aires, que está cada día más débil a la hora de dar respuesta“, sin contar las declaraciones de Vidal explicando que los delincuentes “son de las provincias” para lo que Macri cuenta con “800.000 hombre y mujeres en la Policía Metropolitana”. Todas frases dirigidas, sin segundas lecturas, a reforzar su política de exclusión más allá de los slogans vacíos como “en todo estás VOS” o la promesa de la conformación de “una Red de Protección Social” que dice, convencido de que muchos de sus seguidores porteños saben son pour la galerie.
No hay en este texto que leyó nada específico sino ambigüedades que, como mucho, podrán conseguir que sus seguidores vean lo que quieren ver en él, por un corto tiempo más.
Si la propuesta es la de “trabajar juntos”: ¿por qué no estuvo en el Congreso Nacional?, ¿por que luego de las audiencias públicas dice “muchas gracias” y archiva las críticas?, ¿por qué consciente que el aparato PRO del sur le pegue a los vecinos que se oponen al metrobús sur? Como acusan desde el PRO, son “puras chicanas”.
Buenos Aires supo ser verde. Pasa ahora por un otoño largo que tiñó todo, no solo las hojas, de color amarillo, recuperemos ese verde, y no dejemos que tampoco nos roben el amarillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s