MI BUENOS AIRES HERIDO

Por Nidia Marinaro y Rodolfo Livingston

El conglomerado de 13 millones de habitantes gobernado por 21 intendentes que rodea a la ciudad de Buenos Aires es una unidad espacial viva que crece sin rumbo. La desmesura, la complejidad y la falta de perspectiva son sus atributos.

Hace 62 años que adquirió la forma  que hoy exhibe. Precisamente en 1958 el gobierno de la llamada Revolución Libertadora menciona el criterio de planeamiento para la capital y el Gran Buenos Aires: “aumentar las posibilidades de rendimiento  del área, considerada de abasto para el conglomerado urbano” , es decir ya en ese entonces lo que se buscaba era aumentar la densidad de la población.

 ¿Por qué habitar en el norte (Belgrano, Nuñez, San Isidro) y trabajar en el sur (Barracas, Avellaneda, Quilmas)? ¿De dónde  viene la creciente fragmentación espacial y social de esta metrópolis?

Es el resultado de  la visión urbanística de la  Carta de Atenas (1931), documento fundante de la arquitectura moderna, que zonificaba manchas para “habitar”, “trabajar”, “recrearse” y  “circular” una visión racionalista que no responde  a la dinámica de  nuestra ciudad real; sirvió para configurar un ordenamiento que se completó con  la zona de recreo hacia el noroeste, la zona del centro que crece verticalmente y la acción de “circular” que  se estructuraba con el desarrollo de las redes de transporte (subtes en el centro, trenes en los bordes).  El debate se completo en los 70 (plan CONADE) ; ganaron los intereses económicos de los fabricantes de autos y cemento, y así terminamos con el sistema de autopistas saturadas cada mañana.

 Hoy, casi ningún habitante porteño podría imaginar el paisaje natural sobre el cuál esta edificada su ciudad como es posible pensar París a lo largo del Sena, y nadie podría imaginar una gigantesca torre frente a los Champs Elysees.

Entubamos el Maldonado,  crecimos de espalda al río…, “debajo del asfalto esta la pampa”  dicen….pero cada vez nos queda menos  mancha verde en el plano  de Buenos Aires y su conurbano. Solo  quedan las huellas de dos tímidas barrancas en Belgrano y en la plaza San Martín

 Dónde vivir?….como circular?….dónde pasear?….¿existe  un plan para el crecimiento de nuestra ciudad? ¿Que extensión debe tener el Gran Buenos Aires?  ¿Cuántos autos caben?

Está claro que hace falta un gobierno  de toda esta metrópolis  capaz de comprender y planificar   el conjunto, un organismo de seguimiento y supervisión, que marque rumbos, donde estén representados  los poderes municipal, provincial y nacional.

A riesgo de parecer francófilos seguimos con París (ciudad que inspira a nuestro Jefe  de gobierno Porteño para colorear los monumentos de noche,  pero por lo visto no la conoce!) tomando el caso de  Rive Gauche  donde el gobierno comunal, aliado con otras esferas del Estado, creó una empresa de economía mixta, incorporó a técnicos universitarios y generó una unidad de administración estatal con autonomía para desarrollar el gran proyecto urbano que comprende equipamientos y transporte público, además de viviendas sociales, hacia el oriente de la capital francesa.

Caminos e instrumentos para pensar

 La utopía es un horizonte libre que invita a la libertad  de pensamiento, si dejamos lado objeciones  como “no tenemos tiempo para utopías, tenemos que resolver el problema ya”, “es imposible pensar en eso ahora”. y así sigue la sumatoria de coyunturas que conducen al caos. Para los “hombres prácticos” la palabra utopía  es sinónimo  de “irrealizable”.  Sin embargo todos los grandes inventos fueron antes utopías y absurdos.

 Los planes requieren el apoyo y la participación popular. El primer paso para entender es VER. Así como nos reconocernos en el espejo, resultaría muy bueno mirarnos en conjunto,  en movimiento,  mediante representaciones virtuales (muy fáciles de hacer), y mucho mejor, con una  actualizada maqueta  de la ciudad.

Son cuatro las ciudades que tienen maquetas permanentemente acaaualizadas: Nueva York,  Estocolmo,  Moscú y  La Habana  La escala  uno en mil, permite ver hasta un prócer en su caballito. Son muy interesantes las reacciones de la gente que desfila por una pasarela y mira cualquier parte de la ciudad con prismáticos. Cuentan los arquitectos cubanos que gracias a la maqueta pudieron  evitar un edificio muy alto que le  hubiera quitado perspectiva a la Catedral..

Un paso más sencillo y con resultados parecidos  es  subir a alguno de los edificios altos de la ciudad y mirarla. Basta con  pocas personas que controlen y dos o tres telescopios. En Buenos Aires podría hacerse desde  varias azoteas, como la plataforma para helicópteros, sin uso,  que corona el edificio Pirelli, en Retiro.

Paris y Nueva York cuentan con esos miradores  Hay ciudades que podemos mirarlas desde las montañas,  como Rio de Janeiro y Caracas, entre otras. En Buenos Aires no hay ni un solo sitio desde el cual sea posible mirarnos, mirar nuestro cuerpo grande, la ciudad donde vivimos

Con esta maqueta (virtual o material) veríamos cosas que hemos mirado sin ver, como la enorme extensión de Campo de Mayo, un campo militar que podría ubicarse más lejos, como se ha hecho en otras ciudades También sería posible mirar Buenos Aires  desde lanchas abiertas que podrían ser  utilizadas  para transporte  (se ha propuesto varias veces) y como recreación. Volviendo  del Uruguay en el único barco con cubierta accesible que todavía queda, el Santa Isabel, vemos  crecer en el horizonte el borde dentado de la ciudad, primero bajo el sol rojizo de la tarde  y poco a poco  en blanco y negro hasta desembarcar  “en el mundo real”.

 Ver todas las cosas desde afuera, nos ofrece perspectivas y amplia los horizontes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s