PARO DE SUBTES

 Por Rodolfo Livingston

 El tema debe ser abordado para encontrar la solución, lo que es, sin duda, el aspecto más importante del problema. Hasta ahora todo a girado alrededor de este punto, pero también habría que considera el “mientras tanto” que es el alivio de sus efectos sobre la población.

Los  buenos médicos suelen aplicar el principio atribuido a Hipócrates:

1.-no dañar

2. aliviar

3.-tratar de curar.

 Con respecto al punto 2 podría hacerse algo, como por ejemplo, incitar a la población a que cambie su horario de trabajo para que no coincida con las horas pico. Esto no es posible para todo el mundo, pero si para muchos, incluyendo oficinas enteras,  jefes de empresas y su personal jerárquico, etc.

También declarar asueto algún día. Seria menos perjudicial para la economía – (¡y el humor!) un día o dos de asueto que 10 días seguidos de “infarto” (las calles son arterias, como las del cuerpo físico) en el transito.

Según  los diarios, el incremento de horas transcurridas en el tránsito durante estos días es de 2 horas por persona, lo cual arroja un total por persona, de veinte horas en 10 dias  es decir, dos jornadas y media de trabajo

Sobre este punto, El TIEMPO, llama la atención la insensibilidad de la gente cuando se lo roban, a diferencia de lo que ocurre con el dinero. No hubo cacerolazos. Sin embargo, el tiempo , a  diferencia del dinero, no  se repone.

Propuesta: El gobierno nacional debería crear un comité de crisis, formado por personas (muy pocas) creativas con medios para una acción rápida, sobre todo en el terreno  de la comunicación pública. Si se lograra mantener este comité fuera del  ámbito burocrático, con seguridad serviría para otras crisis para las cuales la ciudad no parece estar preparada, como lo demuestra el pasado reciente. Durante el atentado a la AMIA, daba pena ver a los “rescatistas” corriendo de un lado para otro sin ton ni son y las ambulancias que no podían moverse.

En Cuba pasaba lo mismo con los huracanes hasta que decidieron encarar el asunto con preparación y entrenamiento de la defensa civil con lo que lograron disminuir los daños, sobre todo las víctimas, en forma drástica, llegando hasta el cero en algunos casos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s